ACTUALIDAD ECOLÓGICA...LA INFORMACIÓN ACTUAL MAS RELEVANTE DE LA ECOLOGÍA MUNDIAL...

¿Para qué sirve el Día de la Tierra?

por Braulio Moro


Artículo publicado el 22/04/2009 Ultima reactualización 22/04/2009 15:19 TU

 

Reflexionar sobre los efectos del cambio climático y sobre la degradación ambiental provocada por los humanos son algunos de los objetivos propuestos por las organizaciones que participan de muy diversas maneras en el Día de la Tierra que hoy se celebra en el mundo.

Creada hace 29 años a iniciativa del senador estadounidense Gaylord Nelson, la jornada sirve para coordinar las actividades de grupos ecologistas como Greenpeace o Ecologistas en Acción con asociaciones de usuarios o de consumidores.

Este año el Día de la Tierra tiene una significación particular pues confluyen los efectos de la peor crisis económica de los últimos 70 años y el compromiso de la administración estadounidense de participar en el esfuerzo mundial de lucha contra el cambio climático, aunque conviene preguntar, ¿realmente es importante haber creado esta jornada especial?

Respuesta de Tom Kucharz, vocero de la organización Ecologistas en Acción, de España.

 

 

La civilización ante un cambio climático sin precedentes

Artículo publicado el 07/11/2008

Ultima reactualización 07/11/2008 12:51 TU

 

El Ártico y el Atlántico Norte sufren un calentamiento sin precedentes en los últimos 5.000 años, según un estudio de la Universidad de Cornell.

El fenómeno registrado en las últimas décadas tendría consecuencias importantes en el clima mundial y en la biósfera, de acuerdo con los científicos.

El hombre nunca vio algo así. En cinco mil años de civilización, la humanidad no había sido testigo de un cambio climático tan brutal como el que el planeta ha experimentado en las últimas décadas.

A esta conclusión llegó Charles Greene, un oceanógrafo de la Universidad de Cornell (Nueva York) y principal autor de un estudio publicado en la edición de noviembre del periódico Ecology.

"El calentamiento que observamos no tiene precedentes en la historia humana", asegura Greene, en base a observaciones sobre el Ártico y el Atlántico Norte.

Si continúan los cambios en esta región, las modificaciones en la circulación de las aguas oceánicas podrían tener lugar a escala global, con consecuencias potencialmente importantes para el clima mundial y la biosfera, según los científicos.

Durante los últimos cincuenta años, el derretimiento de los hielos árticos y de los glaciares precipitó periódicamente el derrame de agua fría y poco salina del océano Ártico en el Atlántico Norte.

Este fenómeno trastornó ecosistemas hasta en Carolina del Sur y del Norte, en el sur y sureste de Estados Unidos, provocando vastos desplazamientos geográficos de especies vegetales y animales, según muestra la investigación.

Algas microscópicas comunes en el océano Pacífico reaparecieron en los últimos diez años en el Atlántico Norte, tras más de 800.000 años de ausencia, precisa el estudio.

Los investigadores analizaron datos climáticos a partir de cartuchos de hielo y de capas sedimentarias referidas a los últimos 65 millones de años.

Durante ese periodo, la Tierra sufrió varios episodios importantes de calentamiento y enfriamiento ampliamente atenuados por la expansión y contracción de los hielos árticos.

"Cuando el Ártico se enfría y la banquisa y los hielos se extienden, el reflejo de los rayos del sol sobre el hielo aumenta", explica Charles Greene.

"Y cuando más rayos solares son reflejados en lugar de absorbidos por el agua, se produce un enfriamiento general", añade.